logoo.png

(1920 - 2005)

San Juan Pablo II

Karol Józef Wojtyła

Karol Józef Wojtyła

Un alma siempre Joven

Un alma siempre Joven

Apostol dispuesto a servir a Cristo

Apostol dispuesto a servir a Cristo

Juan Pablo II, Sencillo

Juan Pablo II, Sencillo

Llevando a Cristo a todos

Llevando a Cristo a todos

Juan Pablo II, un amigo

Juan Pablo II, un amigo

Fiel a la mejor arma, el Rosario

Fiel a la mejor arma, el Rosario

Con Cristo hasta el final

Con Cristo hasta el final

     Karol Józef Wojtyła, más conocido como San Juan Pablo II, nació el 18 de mayo de 1920 en Wadowice, Polonia y falleció en la Ciudad del Vaticano el 2 de abril de 2005 tras pronunciar sus últimas palabras: “Dejadme ir a la casa del Padre”, sus últimas palabras, pronunciadas en su lecho de muerte en 2005.

Tuvo una infancia y juventud muy agitada: su madre perdió la vida antes de que él cumpliera diez años, su hermano murió cuando tenía doce años y luego su padre falleció cuando tan solo tenía veintiún años. Además, los desarrollos de la Segunda Guerra Mundial en plena adolescencia con la ocupación por parte de los nazis en Polonia y después, tras el término del conflicto, la ocupación de los soviéticos se convirtieron en experiencias que marcaron a Karol para el resto de su vida.

      Pero estos no son los principales motivos por los que Jorge Mario Bergoglio (Papa Francisco) lo canonizó en el año 2014. San Juan Pablo II es mundialmente conocido por ser el patrono de la esperanza, y siempre se destacó por amar la vida, tanto así que gozaba de los deportes y de la vida en el campo, siendo cardenal continuó esquiando y haciendo kayak.

      Entre sus cercanos siempre se le reconoció como un amante de la poesía y del teatro, desde joven participó en audiciones y obras de teatro. Bajo el régimen Nazi trabajo en una cantera y conoció la vida de obrero, posteriormente fue profesor en la Universidad Católica de Lublin y en el Seminario Metropolitano de Cracovia, y muchas veces sus clases se llenaban incluso de alumnos que no estaban cursando su ramo. 

      También fundó lo que hoy conocemos como la Jornada Mundial de la Juventud en el año 1984, convocando a millones de jóvenes alrededor del mundo y formando inconscientemente lo que hasta hoy conocemos como la Generación Juan Pablo II; una generación de jóvenes católicos volcados a Dios y a la Iglesia. Y tenía clarísimo que las multitudes que lo iban a ver no solo estaban ahí por él, sino que eran personas hambrientas de Cristo.

      Juan Pablo II no fue simplemente un Papa activo, sino que fue profundamente apostólico en todo lo que hacía, tanto así que en 1981 sufrió un atentado y con amor buscó al hombre que le había disparado para perdonarlo personalmente. Por estos motivos es que Fronteras se guía por este gran Santo, buscando transmitir su amor a Dios, reflejado en sus ganas de vivir al máximo, contagiar su alegría y esperanza. Formando como él hizo jóvenes católicos volcados a Dios y a la Iglesia. invitándonos a cumplir nuestro papel como jóvenes en la sociedad, siendo protagonistas del servicio a los demás. 

      Nuestro Patrono, San Juan Pablo II luchó por el derecho a creer, él tenía clarísimo que un mundo sin Dios, es un mundo sin alegría, sin belleza sin verdadera humanidad. A través de este pequeño relato, podemos ver que lo más importante de todo es que siempre fue capaz de poner a Cristo como el centro de su vida.